Vuelta al Deporte: La Hidratación Adecuada

Consejos sobre hidratación adecuada durante la vuelta al deporte en septiembre. Información sobre la importancia de evitar desequilibrios hídricos, cuánta agua es suficiente y cómo detectar la deshidratación en niños.

Nov 29, 2023 - 23:22
Nov 29, 2023 - 23:23
 0  11
Vuelta al Deporte: La Hidratación Adecuada

Empieza Diciembre: cambio de rutina, vuelta a madrugar, comer a horarios diferentes, estar menos en casa, pasar horas en un pupitre, correr por el patio, vuelta al deporte jugando al baloncesto, al fútbol, al balonmano, nadar, patinar, hacer judo, gimnasia, etc. Mil actividades diferentes, cada una con su tiempo de dedicación y desgaste.

Todos sabemos que el agua es el componente mayoritario de nuestro cuerpo y es, por lo tanto, una sustancia indispensable para la vida. Puesto que el deporte aumenta las pérdidas de agua, tenemos que recordar la importancia de evitar desequilibrios hídricos.

Vuelta al Deporte

¿Es suficiente el agua que le doy? Durante la vuelta al deporte, es importante tener en cuenta que cuanto mayor es la intensidad del ejercicio mayor es la sudoración y mayor debe ser la ingesta de líquidos. A mayor temperatura y humedad, mayor es la necesidad de refrigeración del cuerpo, mayor la sudoración para descender el calor corporal y por tanto, mayor necesidad de ingesta de líquido. Tampoco podemos pasarnos con el consumo de agua, ya que una sobrehidratación puede producir efectos tan perjudiciales como los que se producen por una deshidratación.

Entonces, ¿cuánto es lo correcto? La recomendación en cuanto a ingesta de líquidos por parte de la EFSA (Europea Food Safety Authority) es de aproximadamente 1,5L/día entre los 4 y 8 años, y 2L/día para los comprendidos entre 9 y 13 años. Datos, sin duda, totalmente aproximados ya que pueden variar en función de múltiples factores, ya sea por las condiciones medioambientales, por el sexo, tipo de ejercicio, tipo de alimentación, etc.

¿Qué puede pasar si se deshidrata?

Los efectos producidos por una deshidratación son múltiples. Pueden ir desde disminución del rendimiento mental y físico, dolor de cabeza, estreñimiento o infecciones del tracto urinario hasta debilidad general, entre otros muchos. Por tanto, los padres y profesores son los que deberían de insistir en que el niño beba antes, durante y después del ejercicio, incluso en ausencia de sed.

Si la pregunta es ¿qué le doy para que no se deshidrate? Respuesta rápida: frutas, verduras y agua. Si aseguramos una correcta hidratación en una dieta equilibrada, tendremos gran parte del trabajo hecho. En caso de que la vuelta al deporte sea intensa y de larga duración y por tanto la tasa de sudoración se vea aumentada es necesario que se repongan minerales además de agua. Una bebida isotónica rápida puede ser agua con zumo de limón o manzana y una pizca de sal o agua de coco, entre otras.

¿Cómo sé que no está deshidratado?

Vale, y ahora ¿cómo puedo saber si mi hijo está deshidratado? La forma más sencilla es observando el color de la orina, ya que esta muestra el nivel de hidratación. Si el tono es casi transparente o amarillo muy clarito ¡lo está haciendo genial!, la hidratación es perfecta. Si el color se oscurece hacia amarillo, existe una deshidratación leve ¡tenemos que aumentar el consumo de agua! Y finalmente, si la orina parece muy concentrada y de un amarillo intenso la deshidratación ya es grave ¡reposición hídrica urgente!.

What's Your Reaction?

like

dislike

love

funny

angry

sad

wow