Riesgos de la automedicación en el embarazo

Durante el embarazo debemos ser prudentes a la hora de automedicarnos. La prioridad es preservar la salud del feto, por eso es importante no tomar medicamentos que no nos hayan sido recetados. Entonces, ¿cómo aliviar los dolores y los problemas de salud durante la gestación? Te lo contamos.

Dec 1, 2023 - 22:34
Dec 1, 2023 - 23:35
 0  60
Riesgos de la automedicación en el embarazo
© Getty Images

Índice

  1. Embarazo y dolores diversos
  2. Embarazo y resfriado
  3. ¿Qué pasa con los antibióticos?
  4. Embarazo y problemas venosos
  5. Embarazo y hemorroides
  6. Embarazo y problemas digestivos
  7. Embarazo y sueño

Embarazo y dolores diversos

Migrañas, dolores de cabeza, de espalda, ardor de estómago... Son síntomas que sienten casi todas las embarazadas. Pero cuando aparecen no debemos tomar cualquier medicamento.

Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos, como el ibuprofeno, que son consumidos sin mayores precauciones en tiempos normales, se encuentran estrictamente contraindicados durante el embarazo. Su uso podría comprometer la salud del bebé y ocasionar consecuencias perjudiciales para su desarrollo.

Es importante destacar que, a pesar de que estos medicamentos son comúnmente utilizados para aliviar molestias y reducir la inflamación en situaciones cotidianas, su impacto durante la gestación es motivo de preocupación. La ingesta de antiinflamatorios no esteroideos durante el embarazo ha sido asociada con posibles riesgos, incluyendo malformaciones congénitas, complicaciones en el desarrollo fetal y otros problemas de salud en el futuro recién nacido.

Por lo tanto, es fundamental que las mujeres embarazadas eviten el consumo de este tipo de medicamentos sin la supervisión y aprobación de su profesional de la salud. Ante cualquier malestar o necesidad de tratamiento durante el embarazo, siempre es recomendable consultar con un médico para recibir orientación específica y garantizar la seguridad tanto de la madre como del bebé. La automedicación, especialmente con sustancias que podrían tener efectos adversos, debe ser evitada durante este periodo crucial.

En algunos casos, el médico puede recetarlos –de manera precisa y por tiempo limitado– si el estado de salud de la mujer lo impone. Pero de ninguna manera debes tomarlos por tu cuenta. Para atenuar los dolores puedes recurrir al paracetamol.

Para los dolores importantes a veces se receta codeína de manera puntual. Pero dado que puede afectar al feto, deben limitarse las tomas.

En casos extremos, cuando la embarazada está enferma, el médico puede administrar morfina en dosis mínimas.

Embarazo y resfriado

© Getty Images

En invierno la mujer embarazada no está exenta de contagiarse virus y diversas infecciones. Aquí van algunos consejos.

Combatir el resfriado

Los medicamentos contra el resfriado están prohibidos. En caso de fiebre puede tomarse paracetamol, no más de un gramo por comprimido. Los lavados nasales con agua de mar o suero fisiológico son muy útiles. También la homeopatía. Un comprimido de Coryzalia a cada hora puede limitar los efectos del resfriado. Lo mismo sucede con las tisanas y las inhalaciones.

¿Qué pasa con los antibióticos?

En general, deben evitarse. Tan solo se permiten los compuestos a base de penicilina como el Clamoxyl y el Augmentine, siempre y cuando la paciente no sea alérgica a esta sustancia...

Aliviar el dolor de garganta

También para las anginas y los dolores de garganta los tratamientos son limitados. Las gárgaras y las pastillas homeopáticas pueden suavizar la garganta; también las tisanas con miel. Lo importante es apostar por la prevención: utiliza pañuelos y evita los lugares concurridos o muy calefaccionados, donde es más probable que circulen los virus.

Calmar la tos

La tos puede ser extremadamente molesta para una mujer embarazada. Hay algunos jarabes que se pueden tomar de manera puntual. Dentro de la homeopatía, el Stodal también puede ayudar a aliviar la tos seca. En caso de tos productiva deben evitarse los antitusivos. La tos productiva sirve para expulsar los microbios y los medicamentos que la combaten impiden la expulsión.

¿Qué pasa con los antibióticos?

En general, deben evitarse. Tan solo se permiten los compuestos a base de penicilina como el Clamoxyl y el Augmentine, siempre y cuando la paciente no sea alérgica a esta sustancia. Los macrólidos también se autorizan, a diferencia de las ciclinas, que son peligrosas para el desarrollo del bebé. En cualquier caso, debe ser el médico quien los prescriba. Si tienes fiebre no dudes en acudir a su consulta.

Embarazo e hipertensión

Hay pacientes que sufren hipertensión crónica y toman medicamentos específicos para combatirla. La mayoría de los antihipertensivos son muy peligrosos para las gestantes. De manera que es primordial revisar el tratamiento desde el comienzo del embarazo para descartar cualquier riesgo para el feto.

Los betabloqueantes y los inhibidores cálcicos se autorizan en algunos casos pero, una vez más, es esencial consultar con el médico previamente.

Embarazo y problemas venosos

Cuando se enfrenta a la presencia de varices en las piernas durante el embarazo, es esencial adoptar medidas para mejorar la circulación sanguínea y minimizar las molestias asociadas. Una recomendación clave es el uso constante de medias de compresión de tipo 2, que ayudan a mantener la presión adecuada en las piernas y reducen la hinchazón. Además, realizar caminatas regulares y asegurarse de mantenerse bien hidratada con una ingesta diaria de al menos dos litros de agua puede contribuir significativamente al bienestar circulatorio.

En el caso específico de varices pélvicas, lamentablemente, no existen remedios ampliamente efectivos aparte del reposo. Este último se convierte en una medida crucial para aliviar la presión en la zona pélvica y minimizar posibles complicaciones.

En cuanto al Daflon, un medicamento que algunas mujeres embarazadas eligen utilizar a pesar de la falta de evidencia concluyente sobre su eficacia, es esencial destacar que su uso no está contraindicado. No obstante, se recomienda encarecidamente que las mujeres embarazadas que estén considerando el uso de Daflon lo discutan previamente con su médico. La consulta con un profesional de la salud garantiza una toma de decisiones informada y adaptada a las necesidades individuales, brindando tranquilidad tanto para la madre como para el desarrollo saludable del bebé.

Recuerda, ante cualquier preocupación relacionada con problemas venosos durante el embarazo, siempre es prudente buscar orientación médica para recibir el cuidado adecuado y asegurar un embarazo saludable.

Embarazo y hemorroides

Suele ser el estreñimiento el que causa las hemorroides. Estas son frecuentes en el embarazo, por eso es importante prevenirlas siguiendo una higiene de vida estricta: evita la comida picante, bebe mucho líquido e intenta no estar de pie durante mucho tiempo. Si tienes problemas para ir al baño, no te fuerces. Para mejorar el tránsito intestinal vigila la dieta: come más verduras y sustituye las harinas blancas por las integrales.

No dudes en utilizar supositorios de glicerina si los necesitaras. Y para calmar el dolor recurre a las pomadas antihemorroides. Habla con tu médico.

Embarazo y problemas digestivos

© Getty Images

Acidez Estomacal

La acidez estomacal es común durante el embarazo. Recomendaciones para aliviarla:

  • Avoidar alimentos picantes y grasos.
  • Comer porciones más pequeñas con mayor frecuencia.
  • Dormir con la cabeza elevada.

Estreñimiento

El estreñimiento puede abordarse con cambios en la dieta y hábitos diarios:

  • Aumentar la ingesta de fibra con frutas, verduras y cereales integrales.
  • Mantenerse bien hidratada.
  • Realizar actividad física regular.

Náuseas y Vómitos

Las náuseas matutinas son conocidas, pero pueden ocurrir en cualquier momento del día. Recomendaciones para aliviarlas:

  • Comer pequeñas cantidades de alimentos con más frecuencia.
  • Avoidar olores fuertes.
  • Mantener galletas saladas cerca.

Si las náuseas son severas, es importante consultar al médico.

Embarazo y sueño

Durante el embarazo el insomnio es frecuente, dada la dificultad de encontrar una postura cómoda para dormir. Para favorecer el sueño puedes tomar Donormyl de 15 mg, que es el único medicamente permitido para este fin.

No lo tomes durante el día porque es un antihistamínico sedativo y produce somnolencia. Hay mujeres que lo toman al principio del embarazo para luchar contra las náuseas y los vómitos. Al final del embarazo su consumo debe reducirse. Está, asimismo, prohibido durante la lactancia.

Consulta Médica

Si los problemas persisten, es crucial hablar con el médico para obtener orientación personalizada y segura.

What's Your Reaction?

like

dislike

love

funny

angry

sad

wow