¿Para qué tipo de ciáticas se reserva la cirugía?

La ciática es un dolor infernal asociado a la compresión de las raíces nerviosas de la columna vertebral. ¿Cómo se tratan estos dolores? ¿En qué casos operar? ¿Cuáles son los pasos a seguir?… Indicaciones de tratamiento hasta la convalecencia, los expertos responden a vuestras preguntas.

Dec 1, 2023 - 16:44
Dec 19, 2023 - 23:33
 0  12
¿Para qué tipo de ciáticas se reserva la cirugía?

La cirugía sigue siendo el último recurso

La mayoría de las ciáticas se curan de forma espontánea al cabo de 6 u 8 semanas. De este modo, las exploraciones médicas por la imagen no se prescriben de forma sistemática sino únicamente en los casos que se resisten a los tratamientos clásicos después de un periodo de 15 días. En ese caso, una resonancia magnética y/o un escáner podrían recomendar una infiltración o una intervención quirúrgica.

De este modo, hasta que el tratamiento médico reumatológico no parece insuficiente (calmantes para el dolor, antiinflamatorios, infiltraciones…), no se plantea la cirugía.

Lo mismo sucede en determinadas situaciones de urgencia:

  • Ciática paralizante: imposibilidad de mover el pie para atender a la orden muscular (distinguirlo de los dolores agudos acentuados por la movilización del miembro).
  • Problemas esfinterianos: dificultad para orinar o para contenerse, es decir, incontinencia. Más adelante, problemas en la gestión del esfínter anal.
  • Dolores violentos resistentes a la morfina.

¿Qué tipo de intervención quirúrgica?

Las imágenes médicas concretan y guían el nivel, el alcance y la técnica de cirugía que debe seguirse según el origen de la ciática:

En el origen de determinadas ciáticas se encuentra una hernia discal. Esta ruptura del cartílago de un disco intervertebral produce la compresión de las raíces nerviosas. Para tratarlo, el médico puede determinar una cirugía discal miniinvasiva (requiere una hospitalización de 2 ó 3 días) o una cirugía endoscópica realizada a través de un tubo bajo control por vídeo (requiere una hospitalización de dos días, a veces de forma ambulatoria). Estas técnicas permiten realizar incisiones más pequeñas, que reducen los cuidados postoperatorios y el tiempo de convalecencia.

La ciática puede deberse a un canal lumbar estrecho, originado por el confinamiento de terminaciones nerviosas en un espacio demasiado pequeño. A veces se identifica una espondilolistesis, que se trata de un deslizamiento de una vértebra en relación a la vértebra situada justo por debajo. Estos dos casos requieren la eliminación de la compresión nerviosa, la restauración de un calibre normal en el canal lumbar, la fijación con material metálico y un transplante óseo si existe una movilidad anómala o una inestabilidad vertebral. En ese caso, la hospitalización suele ser de 7 días. Después debe llevarse un lombostat (corsé rígido limitado a la zona lumbar) móvil durante 2 o 3 meses hasta la consolidación del trasplante óseo.

¿Qué tipo de convalecencia y seguimiento quirúrgico?

Tras la operación, ¿cómo será la recuperación? Deben respetarse diversas etapas antes de retomar una actividad profesional deportiva y/o de ocio:

La convalecencia se realiza en casa, excepto en el caso de personas mayores que podrían padecer dificultades de movilidad o personas que están solas. En estos casos, la convalecencia se lleva a cabo en una unidad de curas de seguimiento y rehabilitación. También hay que llevar una vida lo más tranquila posible y evitar los esfuerzos o las posiciones dolorosas. Se pueden realizar desplazamientos, pero queda prohibido conducir el coche.

La rehabilitación se inicia un mes después de la intervención quirúrgica y consiste en reforzar los músculos abdominales y lumbares. También permite adquirir una buena postura de la espalda y aprender a realizarse a uno mismo los gestos para volver a desarrollar la musculatura.

Tras la fase de convalecencia pueden retomarse las actividades profesionales, es decir, al cabo de un mes en el caso de la cirugía de la hernia discal. Se necesitarán cuatro meses de media si la cirugía ha comportado una fijación y un transplante óseo.

Volver a hacer deporte o actividades de ocio dependerá del tipo de operación.

Después de una hernia discal:

  • 45 días: retomar actividades ligeras (caminar de forma prolongada, natación, bicicleta, correr en terrenos planos y ligeros).
  • 2-3 meses: volver a entrenarse o a realizar una actividad intensa.
  • 4-6 meses: competición, deportes de contacto, etc.

Tras una intervención debido a un canal lumbar estrecho o una espondilolistesis:

  • 3 meses: actividades ligeras.
  • 4 meses: actividades intensas.
  • 6 meses: posibilidad de retomar las antiguas actividades.

El seguimiento quirúrgico dependerá de la causa de la intervención. De este modo, los controles en la consulta por parte del cirujano serán diferentes: Hernia discal

  • Del 1º al 3º día de postoperatorio: exploración clínica y decisión de iniciar la rehabilitación. También se decide si requiere una revisión al cabo de un año para un chequeo funcional y radiológico.
Canal lumbar estrecho, fijación vertebral y transplante
  • De 45 días a 3 meses: evaluación del resultado en lo que se refiere a dolor, tolerancia del corsé, aspecto radiológico del transplante óseo y del montaje, decisión de rehabilitación estática sobre corsé o retirada del corsé.
  • De 6 meses a 1 año: consejos sobre la vuelta a las actividades, vigilancia radiológica del transplante y la fijación vertebral.
  • De 2 a 3 años: evaluación funcional y vigilancia radiológica de las zonas de la columna lumbar adyacentes a la zona operada.

What's Your Reaction?

like

dislike

love

funny

angry

sad

wow