Osteopatía para niños

La osteopatía, utilizada mayoritariamente en adultos, resulta igualmente útil en el tratamiento de niños y adolescentes, especialmente en los periodos clave del crecimiento. ¿Sus objetivos? Detectar y corregir posibles desequilibrios.

Dec 19, 2023 - 23:06
 0  11
Osteopatía para niños
© Getty Images

Índice

  1. La osteopatía como medicina preventiva
  2. Balance paso a paso
  3. Osteopatía a los 2, 5 y 7 años
  4. Vigilancia en la adolescencia
  5. Osteopatía en infecciones crónicas infantiles

De la misma manera que esta medicina manual actúa eficazmente como cura en ciertos tratamientos, también constituye un buen remedio en cuanto a prevención. Razón que la convierte en una disciplina indicada para el niño y el adolescente en momentos clave de su desarrollo. Hemos ha hablado con el especialista en osteopatía (D.O., por sus siglas en inglés), Christophe Buisson, conferenciante en pediatría y posturología de la Escuela Superior de Osteopatía de París y jefe de servicio del Hospital Necker Enfants Malades de la misma ciudad.

La osteopatía como medicina preventiva

La osteopatía actúa eficazmente como cura en ciertos tratamientos y constituye un buen remedio en cuanto a prevención, especialmente para el niño y el adolescente en momentos clave de su desarrollo.

Balance paso a paso

Empezar por llevar tu hijo al osteópata una vez al año para un balance global es un buen punto de partida. Sin embargo, ciertas épocas de la vida demandan una mayor vigilancia y atención. A partir del momento en el que el niño nace se puede empezar con el seguimiento para comprobar que el parto no ha generado ningún traumatismo en el bebé (especialmente en las cervicales). A los 6 meses, una simple visita permitirá controlar su desarrollo psicomotriz y en cuanto rompa a andar, el osteópata podrá ayudarle a adoptar una buena postura. La fase de los primeros pasos es fundamental, ya que el niño comienza a movilizar la pelvis, las articulaciones de las rodillas y los pies. Restablecer el equilibrio del cuerpo puede ayudarle a andar más fácilmente”, explica Christophe Buisson.

Osteopatía a los 2, 5 y 7 años

El niño crece y, sin darse cuenta, desarrolla reflejos posturales que le asegurarán un mejor equilibrio y una mayor coordinación en sus movimientos.

“A los 2 años aproximadamente, el reflejo entre el oído y la columna vertebral llega a su madurez. A los 5, mejora la comunicación entre el oído y los ojos, y a los 7, se desarrollan el arco plantar y los captores del pie. Durante estas etapas, pueden darse algunos bloqueos. Al principio, el cuerpo se adapta haciendo que el dolor se manifieste años más tarde. De ahí el interés de un control regular”, añade el osteópata.

La importancia de vigilar la espalda y los dientes en la adolescencia

Los dolores de espalda o de los miembros son frecuentes en los adolescentes que se encuentran en pleno crecimiento. Cuanto antes sean identificados estos dolores o molestias, más recursos tendrá el osteópata para intervenir y prevenirlos. El médico osteópata trabajará el reequilibrio del cuerpo fomentando además la colaboración con el ortopedista, el pediatra, el fisioterapeuta, el podólogo o el dentista. “Una malformación en el encaje de la mandíbula puede tener efectos en las regiones cervicales y lumbares, y viceversa. La osteopatía, gracias al enfoque global del cuerpo, puede ayudar a detectar el origen de un dolor además de tratar simplemente los síntomas”.

Los adolescentes que lleven un aparato dental o que se quejen de la espalda como consecuencia de la pesada carga diaria de material escolar no deben dudar en pedir una consulta.

Osteopatía en infecciones crónicas infantiles

Al igual que ocurre con los adultos, la osteopatía se interesa por los niños que presentan de manera frecuente infecciones ORL (otitis, rinofaringitis, sinusitis…) o infecciones pulmonares. “La osteopatía no sustituye en ningún caso a los tratamientos propuestos por el pediatra o por el médico de familia. En caso de repetidas bronquitis, dejando aparte las causadas por alergias, el osteópata buscará una posible restricción de movimientos a la altura del diafragma. En caso de diagnóstico positivo, el paciente podría tener problemas a la hora de expectorar, lo que favorecería la instalación de agentes infecciosos. El especialista intentará que el paciente recupere la movilidad del cuerpo a fin de que éste recupere su equilibrio”.

Por último, si te asustan las manipulaciones que el osteópata pueda hacer, debes saber que existen numerosas técnicas osteopáticas delicadas que, en 1 o 2 sesiones, permiten armonizar el cuerpo de tu pequeño sin dolor ni “crujidos”.

Fuentes:
Entrevista con el Dr. Christophe Buisson, osteópata y conferenciante en pediatría y posturología de la Escuela Superior de Osteopatía de París y jefe de servicio del Hospital Necker Enfants Malades de la misma ciudad.

What's Your Reaction?

like

dislike

love

funny

angry

sad

wow