Halitosis: causas y consecuencias

El mal aliento es un problema que afecta a una de cada dos personas. Los expertos señalan que aproximadamente entre el treinta y cincuenta por ciento de la población mundial sufre halitosis, convirtiéndose en un mal con consecuencias principalmente sociales.

Dec 19, 2023 - 21:43
 0  10
Halitosis: causas y consecuencias
© Getty Images

Índice

  1. ¿Existen diferentes causas de la generación de mal aliento?
  2. ¿Qué consecuencias puede tener la halitosis? ¿Cómo puede remediarse?
  3. ¿En qué medida juega la alimentación un papel relevante en la halitosis?

La halitosis consiste en un efluvio de malos olores que emanan de la boca del ser humano pudiendo ser consecuencia de varios factores, pero principalmente de la existencia de bacterias en la cavidad bucal.

Los expertos señalan dos tipos de halitosis: Una halitosis oral, provocada por bacterias en la boca que generan placa u otras molestias bucales y una halitosis extraoral, derivada de otro tipo de afecciones no provocadas directamente en la boca.

¿Existen diferentes causas de la generación de mal aliento?

Efectivamente, no existe una única causa de la aparición del mal aliento. Este problema se genera principalmente al levantarse tras un periodo de sueño debido a la falta de salivación que junto al estancamiento y descomposición de los alimentos en el estómago fomentan la aparición de bacterias que generan gases malolientes.

Otra de las causas principales de la halitosis es la falta de higiene bucal. El cepillado y el uso de hilo dental favorecen la desaparición de las bacterias y la placa que se acumula en los dientes, mantiene una boca sana y evita las caries y otras enfermedades bucales derivadas. Además, los dentífricos se elaboran con aromas como clorofila, menta o hierbabuena, plantas que mejoran el aliento.

Uno de los factores clave en la aparición de la halitosis es la alimentación. El consumo de bebidas como el café o de alimentos con mucho sabor como la cebolla, el ajo o el picante e incluso el tabaco, provoca la aparición de un aliento demasiado fuerte. También viene determinado por un periodo demasiado largo de ayuno.

Por último, hay una causa que debe tenerse muy en cuenta cuando aparece el mal aliento reiterado y es como consecuencia de alguna enfermedad estomacal, respiratoria o hepática, el consumo de ciertos medicamentos o por estrés. También por la aparición de problemas bucales como pequeñas heridas, dentadura postiza, caries…

¿Qué consecuencias puede tener la halitosis? ¿Cómo puede remediarse?

La halitosis no tiene consecuencias que puedan derivar en un malestar o una enfermedad en sí misma. Puede venir como consecuencia de alguna afección pero en principio, no genera otras.

El problema es principalmente un problema de tipo social. El mal aliento no favorece la imagen de una persona, sino todo lo contrario y puede resultar molesto a nivel interpersonal.

La persona que se ve afectada por una halitosis no suele ser realmente consciente de que esto sucede, ya que el sentido del olfato llega a inmunizarse ante el hedor bucal acostumbrándose al mismo y no pudiendo detectarlo.

Es fundamental comunicar a la persona involucrada la existencia de este evento. Hay que hacerlo de una manera muy delicada ya que el aspecto físico y la higiene son temas que pueden herir la sensibilidad de quien lo padece.

Por otro lado, la mejor forma de evitar la halitosis es llevar una higiene bucodental adecuada. Es decir, es necesario el cepillado de dientes y lengua, al menos detrás de cada comida. También se puede complementar con la utilización de hilo dental y enjuague bucal. Todo ello evitará la aparición de sarro y bacterias nocivas para el aliento.

Respecto al consumo de alimentos, deben evitarse las bebidas alcohólicas y el tabaco y mantener una buena hidrataciónLa falta de humedad en la boca y la deshidratación propician la disminución de la saliva y facilitan la proliferación de bacterias. También deben evitarse los alimentos de sabor fuerte y evitar estar mucho tiempo en ayunas.

¿En qué medida juega la alimentación un papel relevante en la halitosis?

La mala alimentación puede ser una de las causas principales de la aparición del mal aliento, así como una mala praxis alimenticia.

Como se comentaba anteriormente, el organismo debe pasar pocas horas en ayunas. Además, debe hacerse un correcto uso del agua, manteniendo la hidratación y permitiendo el enjuague de las zonas donde más bacterias se acumulan debido a la existencia de pequeñas partículas de alimento.

Una alimentación completa y sana es fundamental y en realidad, existen algunos alimentos que pueden ayudar a mantener un organismo fresco y capaz de eliminar o enmascarar el mal aliento.

Las frutas y verduras crudas son aliados efectivos en la lucha contra el mal aliento. Su composición fresca y alta en agua contribuye a prevenir la sequedad bucal y promueve un enjuague natural. Algunos de los alimentos más destacados para este propósito incluyen:

  • La manzana: una fruta completa que puede servir como sustituto de un cepillado cuando no se dispone de tiempo o herramientas adecuadas.
  • El kiwi, la zanahoria, la fresa y los cítricos como la naranja, el limón o el pomelo: todos son ricos en vitamina C, un nutriente esencial para mantener una boca saludable y libre de bacterias y virus.
  • Hierbas o plantas medicinales como el eucalipto, la menta o la hierbabuena: masticar las hojas frescas de estas plantas ayuda a mejorar el mal aliento, y también se pueden consumir en forma de infusión.
  • Yogur: Los expertos señalan que el yogur es un alimento que combate el sulfuro de hidrógeno, un gas que contribuye al mal aliento. Además, ayuda a mantener un sistema digestivo saludable.

What's Your Reaction?

like

dislike

love

funny

angry

sad

wow